LA MUJER EN MARRUECOS

LA MUJER EN MARRUECOS A LO LARGO DE LA HISTORIA

 

Introdución

 

  1. La mujer en Marruecos antes de la llegada del islám. La mujer amazigh

Antes de la expansión del Islam en Marruecos, que trajo consigo la conquista árabe, Marruecos era parte de una región habitada principalmente por una población amazigh no árabe. Se observó que varias tribus amazigh durante los siglos IV, IV y VI fueron matrilineales, como las tribus tuareg del norte de África. Como tal, se observó que las mujeres amazigh habían asumido roles importantes en las comunidades locales. Esto fue especialmente evidente a través de la figura de Kahina, una destacada líder militar amazigh que luchó contra la expansión árabe y musulmana en el norte de África.

 

Las mujeres en las partes del norte de África originalmente habitadas por personas amazigh (bereberes) fueron llamadas “Tamghart”, que es equivalente a la palabra “presidente”.

 

A lo largo de la historia, las mujeres siempre fueron responsables de la gestión de los asuntos económicos, sociales, culturales o incluso religiosos y fueron una fuente de vida y prosperidad. A las mujeres nunca se les otorgó un estatus bajo en la sociedad amazigh.

 

Aún hoy en día en ciertas regiones de Marruecos quedan sociedades Amazigh que conservan su idioma y tradiciones sin embargo todos son musulmanes.

 

 

 

 

2. Historia de las mujeres en Marruecos después de la llegada del Islam

En el año 622 dC, cuando el Islam llegó a Marruecos, las mujeres de Marruecos recibieron tres derechos básicos bajo la religión de los musulmanes: el derecho a vivir, el derecho a ser honrada y respetada como madre, y el derecho a tener negocios y estar disponible para trabajar. Desde la década de 1940 hasta la declaración marroquí de independencia de la tutela de Francia en 1956, las mujeres marroquíes vivieron en unidades familiares conocidas como harén, en donde las familias extensas viven juntas como una unidad y donde las mujeres están recluidas y requieren permiso del hombres para salir. Entre sus actividades durante ese período estaban realizar tareas domésticas, bordados y manualidades, asistir a escuelas coránicas e ir al hammam. La tradición del estilo de vida del harén para las mujeres gradualmente terminó con la independencia de Marruecos de Francia en 1956.

 

 

Tras la independencia de Francia, la mujer marroquí aduirió el derecho a ir a escuelas que impartieran no solo enseñanzas islámicas sino también ciencias y otras materias.Desde la institución del código legal de Mudaana en 2004 la mujer marroquí adquirió el derecho a divorciarse, tener la custodia de los hijos y propiedades.

 

Las mujeres han jugado un papel importante en la concepción del estado de Marruecos. Su papel ha conllevado desde transmitir tradiciones e historias orales, hasta forjar la fundación de instituciones importantes, hasta su participación en la resistencia al colonialismo y ocupar posiciones de poder después del establecimiento del estado marroquí, las mujeres desempeñaron y continúan desempeñando un papel importante en Marruecos.

Mujer en Marruecos

LA MUJER MARROQUÍ EN LA ACTUALIDAD

 

Un informe de 2019 US News & World indicó que Marruecos no se encuentra entre los países donde las mujeres tienen una mejor calidad de vida y lo ubicó en el puesto 63 de 80.

 

 

Serealizó una encuesta de 9,000 mujeres en 36 países de todo el mundo, repartidas en Europa, Asia, África, América del Norte y Central, América Latina y Medio Oriente, los investigadores de los EE. UU. Se basaron en cinco indicadores clave para determinar si un país pudiera ser considerado un “friendly para las mujeres”: derechos humanos, igualdad de género, igualdad de remuneración para hombres y mujeres, progreso y seguridad, y Marruecos tuvo una tasa general baja de 2.1 sobre 10 .

Marruecos ocupó el quinto lugar en el mundo árabe después de los Emiratos Árabes Unidos (30), Qatar (39), Arabia Saudita (40), Omán (53), Líbano y Egipto detrás de Marruecos. En peor posición se encuentra  Túnez con el puesto 77 de 80 países.

 

Algunas cifras que representan la situación socio-económica de la mujer en Marruecos (fuente encuesta Institutos nacional de estadística):

 

El número de mujeres a mediados de 2018 se estimó en 17,67 millones, lo que representa poco más de la mitad de la población de Marruecos (50,1%). Entre los menores de 15 años, casi el 49% son mujeres y entre los mayores de 60 años, esta proporción alcanza casi el 51%.

 

En 2017, el 18,4% de las cabezas de hogar son mujeres, el 22,8% de las cuales viven solas.  7 de cada diez mujeres cabezas de hogar son viudas o divorciadas y el 65,6% de ellas son analfabetas. La mayoría (75%) están inactivos.

 

Caída considerable de la mortalidad materna.

La mortalidad materna, que alcanzó un máximo de 332 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos en 1992, ha disminuido en casi un 66% en veinte años, a 112 muertes por cada 100.000 nacidos vivos en 2010. Sin embargo, la tasa de mortalidad materna en las zonas rurales sigue siendo el doble que en las zonas urbanas. Esto se debe a la falta de consultas prenatales en las zonas rurales. Además, persisten grandes disparidades con respecto al parto en un establecimiento de salud. El 73.7% de las mujeres embarazadas se benefician en las áreas rurales en comparación con el 96% en las áreas urbanas, según los resultados de la encuesta nacional de 2018 sobre salud de la población y la familia.

 

La fertilidad cayó de 4,46 hijos por mujer en 1987 a 2,2 niños en 2014. La fertilidad rural se redujo de 5.95 hijos por mujer en 1987 a 2.5 en 2014, y la fertilidad urbana se redujo a 2 hijos por mujer, por lo que cayó por debajo del umbral de reemplazo de generación.

 

Las niñas siguen siendo las principales afectadas por el matrimonio antes de los 18 años. Este tipo de matrimonio afecta principalmente a las niñas con una tasa del 94,8% del total de uniones que involucran a menores.

Alfabetización y educación: las mujeres siguen en desventaja

A pesar del progreso realizado, una de cada diez niñas de 7 a 12 años no asiste a la escuela en las zonas rurales y el 14,8% de las niñas de 15 a 24 años son analfabetas en comparación con el 7,2% de los niños de la misma edad. En 2014, seis de cada diez mujeres rurales seguían analfabetas, en comparación con el 35,2% de los hombres rurales y el 30,5% de las mujeres urbanas.

 

Según los datos de la Encuesta Nacional de Empleo 2018, la tasa de participación de las mujeres es apenas del 22,2% a nivel nacional. Representa en términos relativos, un poco menos de un tercio de la de los hombres (70,9%).

 

Además, las mujeres experimentan desempleo más intensamente que los hombres. Su tasa de desempleo, en continuo aumento, sigue siendo mucho más alta que la de los hombres (14% contra 8.4% en 2018). La actividad femenina también se caracteriza por su precariedad. En 2017, casi el 40.5% de las mujeres trabajadoras empleadas (en comparación con el 9% de los hombres) son cuidadores que no reciben remuneración.

 

Además, solo el 8.9% de los empleadores y el 14.1% de los trabajadores independientes en Marruecos son mujeres. Más de una cuarta parte de los jóvenes de 15 a 24 años, o 1,7 millones de jóvenes marroquíes, no trabajan, no van a la escuela y no reciben capacitación; el 80% de los cuales son mujeres. El acceso de la mujer marroquí a cargos superiores y superiores en la administración pública fue de alrededor del 22% en 2016. Están representadas por 81 mujeres de 395 diputados en el parlamento.

 

COOPERATIVAS LLEVADAS POR MUJERES

 

El movimiento cooperativo ha dado una fuerte dinámica empresarial a las mujeres marroquíes.

 

Este impulso es más visible en las zonas rurales donde las mujeres han logrado una cierta autonomía financiera y social. Las mujeres rurales, a través de su participación en el campo cooperativo, pudieron confirmar su posicionamiento como un elemento activo en una larga sociedad patriarcal. La emancipación ha tenido lugar en este sentido, dando a las mujeres rurales más peso en la economía local. El impacto es importante. Al participar en esta actividad, las mujeres que operan en el sector cooperativo han logrado mejorar su nivel de vida y sus condiciones. Asimismo, pudieron abrir nuevos horizontes, en particular participando en ferias y exposiciones nacionales e internacionales. Esta participación también les ha permitido trazar nuevas perspectivas de desarrollo, particularmente en términos de expansión de los sectores empresariales o incluso la diversificación de productos. El trabajo cooperativo ha experimentado un salto significativo en las últimas décadas. Las cooperativas de mujeres han seguido esta tendencia al consolidar su participación en un sector que actualmente cuenta con 19.035 cooperativas. Las cooperativas de mujeres representan el 29% de estos grupos, 2,677 cooperativas de mujeres 100% representadas por 40,345 miembros. Estas cifras están evolucionando claramente, ya que en 2015 Marruecos tenía 2.280 cooperativas 100% femeninas, es decir, el 14% del número total de cooperativas existentes en esa fecha.

 

Desglose de las cooperativas de mujeres por sector a finales de 2017

A nivel sectorial, son las cooperativas artesanales femeninas las que predominan con 1.190 cooperativas y 15.184 miembros, seguidas por las de agricultura con 878 cooperativas y 14.526 miembros cuando 303 cooperativas operan en el argán, para un total de 7.291 miembros.

 

Cooperativas mujeres marruecos

VESTIMENTA DE LA MUJER EN MARRUECOS

 

La ropa que visten las mujeres en Marruecos difiere completamente según las regiones, el origen étnico y las categorías socioprofesionales. La ropa de las habitantes de la ciudad no tiene nada que ver con la de las mujeres rurales, por ejemplo. El hecho es que en todas partes, los hombres tradicionalmente usan djellabas. Este último siempre tiene una capucha, mangas muy anchas y está cortado en lana o algodón.

 

Desde mediados del siglo XX, la djellaba se ha unido al vestuario femenino. En ese momento, de hecho, los marroquíes abandonaron el haik, una gran pieza de tela, generalmente blanca, de la que se cubrieron la cara y el cuerpo para salir, en favor de la djellaba, que se convirtió en una prenda exterior. Los cortes muy estrictos y anchos de hoy han sido reemplazados hoy por djellabas femeninas mucho más cercanas al cuerpo, más coloridas e inspiradas en las tendencias de la moda contemporánea.

 

Entre otras vestimentas tradicionales está, por supuesto, el caftán, cuyos orígenes se remontan al Imperio Otomano. Este es un vestido largo para mujer que usas para ocasiones especiales. Generalmente muy elegante y refinado, el caftan es un vestido de fiesta. Tallado en materiales nobles, terciopelo, seda y brocado, está decorado con hilos de oro o plata y decorado con suntuosos bordados. El caftán también es una prenda de vestir que llevas en casa.

En la panoplia de la ropa tradicional marroquí todavía encontramos el burnoso (negro o blanco), usado en la djellaba, y estos grandes pantalones holgados que llamamos saroual. En algunas ceremonias, los hombres también usan un sombrero, el fez o un turbante blanco en las zonas rurales.

Toda esta ropa se usa con zapatos marroquíes tradicionales, las famosas babuchas. Es cierto que en este país, el trabajo del cuero es el fruto de una artesanía milenaria. Además, la palabra “Marruecos” se le dio al cuero de cabra y oveja producido en Marruecos desde el siglo XIV. Aunque la babucha ha sido reemplazada, especialmente entre los jóvenes, por zapatos más modernos, sigue siendo muy apreciada por las marroquíes que la usan en casa, pero también para salir, incluso durante las ceremonias. Generalmente hay dos tipos de babuchas, las que tienen extremos cuadrados, de inspiración bereber, y las urbanas más delgadas, con extremos angulares y una apariencia más refinada. En general, las zapatillas que usan los hombres son amarillas y sin decoración. Las babuchas de mujer están disponibles en todos los colores hoy en día, y a veces están decoradas con hilo dorado o plateado.

 

 

 

kaftan mujer marroqui

DESCUBRE MARRUECOS CON NOSOTROS

Contacto

Excursiones al desierto Marruecos

 ☏+34 638 903 318

 ✉  info@excursionesdesiertomarrakech.com

Jemaa el-Fna. Rue El Ksour, Marrakech 40000