17 puntos para entender una boda marroquí

17 PUNTOS PARA ENTENDER UNA BODA MARROQUÍ

 

Con mucho folklore y color una boda marroquí no se parece a ninuna otra. En este artículo encontrarás todos los detalles para entender cómo se desarrolla una boda en Marruecos.  ¡Vivan los novios!

 

 

1.El encuentro de las familias

 

La historia de una boda marroquí comienza, la mayoría de las veces, con el encuentro entre dos enamorados (o no, pero cada vez es más raro…) y sus respectivas familias. Según la tradición, los padres del novio se dirigen a la familia de la futura esposa para «pedir su mano». La mayoría de las veces, el encuentro entre las familias es la ocasión de sellar el compromiso de los cónyuges y el acuerdo de las familias, pero también y más simplemente para conocerse. A la pregunta: «¿Estás de acuerdo en tomar como esposa a una mujer como tu suegra?», la respuesta es (muy a menudo) «¡Yallah, fijemos la fecha del compromiso!

 

2. La confirmación del compromiso

El compromiso, llamado khotba, confirma el compromiso de los novios… Al igual que la boda, puede ser una fiesta en toda regla con catering, música y desfiles de caftanes. También pueden limitarse a una simple reunión de familias (en el sentido amplio) y amigos en torno a un té o una comida. Tradicionalmente, se celebran en casa de la familia de la novia, que se encarga de la preparación del evento. Tras la ceremonia de compromiso, pueden comenzar los preparativos de la boda propiamente dicha.

 

3. Los preparativos

En Marruecos, los preparativos de la boda adquieren a menudo una dimensión familiar en la que intervienen los padres de los novios, pero también los primos, los vecinos y a veces incluso, cuando el evento tiene lugar en el campo, todo el pueblo… En la lista de tareas de los organizadores, a menudo se trata del catering, el salón, la neggafa (vestidor profesional), el fotógrafo, el camarógrafo, el decorador, los músicos y otras bandas tradicionales que acompañarán el desfile de los novios y animarán la velada en directo.

 

Nada es demasiado bonito, demasiado fastuoso, demasiado grandioso para celebrar la nueva unión sagrada. La fiesta puede tener lugar en un salón de fiestas, bajo una carpa instalada en el jardín o en la calle cerca de la casa de los padres de los novios, o incluso en el patio de un riad o en la azotea de un edificio, según la ocasión. Si la tendencia es acortar la duración de la boda (antiguamente el ceremonial se extendía a lo largo de 3 y 7 días), nada es demasiado bonito, demasiado pomposo, demasiado grandioso para celebrar la nueva unión sagrada. No es raro que las familias se endeuden para financiar un evento digno de Bollywood.

Porque en Marruecos, la boda es un acontecimiento familiar, festivo, social y religioso de gran importancia que da ritmo a las estaciones y a los años mejor que ningún otro. Si la tendencia a la personalización gana tímidamente terreno en las ciudades, sigue prevaleciendo el fiel respeto a la tradición. El anuncio de la boda existe, pero a menudo se sustituye por la llamada telefónica, transmitida a su vez por el teléfono… ¡árabe! Resultado: no es raro que el número de invitados alcance las 200, 300 o 500 personas.

Imprescindible en cualquier boda marroquí: la neggafa orquesta el evento y parte de los preparativos. Aquí se encarga del traje tradicional de fassiya (Fez) de la novia.

 

4. El ritual de intercambio

Es habitual que los novios intercambien los anillos durante el compromiso (o la ceremonia) dándose leche para beber y dátiles para comer (símbolo de la dulce vida). Sí, las bodas marroquíes tienen un aire romántico y kitsch.

 

5. El acto adulatorio

En Marruecos, la comparecencia ante el alcalde se sustituye por la firma del acta adulatoria y por una buena razón: aquí no existe la noción de matrimonio civil. La ceremonia, llamada el kaghet (literalmente: los papeles) es un pretexto para las nuevas celebraciones familiares que tienen lugar, en la mayoría de los casos, en un comité restringido (familia cercana y amigos íntimos). El certificado de matrimonio lo establece el adoul (una especie de notario religioso) y lo firman ambos cónyuges en presencia de testigos. Tras la firma, se acostumbra a recitar la fatiha (el primer verso del Corán)… ¡La fiesta está lanzada!

 

6. El ritual de la ofrenda

Entre el compromiso y la boda, es habitual que el futuro marido colme a la afortunada novia de regalos y ofrendas llamados Hdiyya. Estos pueden ser simbólicos: leche, azúcar, dátiles, Corán, henna, flores… o materiales: telas sedosas, caftanes, bolsos, joyas, perfumes, zapatos. El contenido de la hdiyya varía en función de los medios económicos de la familia del novio. Dispuestos cuidadosamente en grandes bandejas cubiertas con tapas cónicas llamadas taifors, los regalos se entregan a la novia durante una ceremonia llamada Hdiyya que va precedida de una procesión musical. Cabe señalar que estos regalos suelen asimilarse a la dote de la novia.

 

 

 

7. La dote

Condición esencial para la validez del matrimonio, la dote (sadaq) es una suma de dinero o de bienes constituida por el pretendiente en beneficio de su esposa. Contraída por los adules durante la ceremonia del acto, la dote se rige por el código de familia de Marruecos que se inspira en el Sagrado Corán y en la Sunna. Así, para consolidar «el deseo de crear un hogar y vivir en los lazos del afecto mutuo», el futuro novio ofrecerá a su esposa una gran suma de dinero, ganado, un mueble o incluso un apartamento (es más raro)… Si la base jurídica de la dote consiste en su valor moral y simbólico (artículo 26 del Código de la Familia), hay que señalar que es más a menudo el valor material el que prevalece. Hasta el punto de ser percibido como una carga económica por algunas familias que no dudan en poner la dote sobre la mesa de las negociaciones matrimoniales. Muchas parejas, juzgando la dote como algo humillante, optan por la aportación de un dírham simbólico.

 

8. El ritual del Hammam – EVJF Acto I

En Marruecos, la despedida de soltera tal y como la conocemos en nuestro país se sustituye a menudo por una serie de ceremonias «previas». 100% femenino, el paso al hammam es un antiguo ritual de purificación y relajación que suele preceder al día D.

 

9. El ritual de la henna – Acto II del EVJF

Después de la ceremonia del hammam, llega el momento de la ceremonia de la henna, que tiene lugar la víspera del gran día, o incluso durante la tarde anterior a la gran fiesta. Una hennaya (tatuadora de henna) tatúa las manos y/o los pies de la novia, palpitando con los youyous y los bailes y cantos tradicionales de las mujeres (amigas, primas, tías, madres, etc.) que se suceden. Todo ello se desarrolla en un ambiente de buen rollo (no hay retos, desafíos ni chippendales en el EVJF marroquí…). Los invitados que desean tatuarse no cortan los hermosos arabescos estilizados y geométricos, símbolos de felicidad y prosperidad para la vida futura.

Las variaciones en torno a la boda marroquí. Por supuesto, la boda made in Morocco varía en función de las regiones, de las familias pero también del origen social de las mismas. En el campo, no es raro que la preparación de la boda movilice a todo el douar (pueblo) y dure varios días. En algunas regiones del Rif, la mezcla no es de rigor: las mujeres por un lado, los hombres por otro. El ambiente es a veces festivo (los invitados y los novios bailan), a veces prudente (los invitados discuten y se observan).

En los barrios elegantes de las grandes ciudades, la boda puede adoptar a veces el aire de un Open Bar con DJ y champán a raudales… o incluso convertirse en una «éclatade» con 3200 mesas redondas al borde de la piscina de recreo o hacer flotar una Welcome en «niniphars» (las flores flotantes de la señora Tazi – Poke Gad ElMaleh)… Ya ha comprendido, en Marruecos (como en todas partes), ¡hay 1000 maneras – o más exactamente 1001 maneras- de celebrar la boda!

 

10. El salón de belleza

La novia debe ser la más bella para ir a bailar (aunque no quiera bailar… ¡o no mucho!). Para ello, debe ir al salón de belleza. Peinado, maquillaje, manicura, pedicura, depilación, extensiones de pestañas, tratamientos faciales, esmaltado de uñas… No escatimamos en el cambio de imagen total… ¡aunque tengamos que forzar la dosis (a veces) un poco!

 

11. Código de vestimenta de los invitados

Los invitados empiezan a llegar al lugar de la boda hacia las 20 o 21 horas… La novia aún no está allí (¡rara vez aparece antes de las 23 horas!). Sin embargo, el espectáculo visual y sonoro ya ha comenzado. Caftanes, takchitas y sedosas galas desfilan al ritmo de las canciones tradicionales impulsadas por la orquesta. Los colores están por todas partes: fucsia, oro, rosa, rojo, azul, verde, naranja, hasta el punto de que nos preguntamos si la novia será capaz de competir. Es hora de saludar, de conocerse, de abrazarse y en las mesas se invitan zumos de frutas, té, aperitivos y frutos secos.

 

12. La amariya

La procesión de los novios hace mucho ruido en la calle… Bendir (instrumento de percusión), ghayta (instrumento de viento) y canciones tradicionales anuncian la llegada de la novia que pronto hace una entrada muy notoria en la sala. Sentada en su Amariya (una especie de palanquín de madera), la novia es levantada por porteadores con capa blanca que la hacen bailar un vals acompasado en la sala. Los youyous estallan por todas partes, los aplausos resuenan, los pétalos de rosa vuelan en ráfaga sobre la novia, las emociones se desatan al ritmo de la música. En este momento, los invitados se ven literalmente transportados en el universo de las 1001 noches… ¿Y el novio, te preguntas? Está ahí, a los pies de su novia… sí, pero aquí está, apenas le vemos… Y por una buena razón, ¡los ojos sólo tienen para la novia!

13. El traje de la novia

En Marruecos, no se trata del vestido de la novia, sino de los vestidos de la novia (nótese el plural de la palabra «vestido»)… ¡Un auténtico desfile de moda digno de la Fashion Week! Tres trajes (el mínimo), cuatro trajes, cinco trajes o siete trajes: depende. La alta costura Takchita, una especie de vestido largo forrado, sedoso y satinado sujeto por un cinturón ancho abre el baile.

A continuación, los caftanes y los trajes regionales toman el relevo. La Fassiya (de Fez), la R’batia (de Rabat), la Saharouiya (del Sáhara), la Soussia (de la región del Souss) o la Chamaliya (del Norte) ofrecen una visión de las más bellas tradiciones indumentarias del Reino. El vestido blanco, conocido como europeo, es muy a menudo parte de la fiesta, así como (más raro) el sari indio. El viajero que tiene la oportunidad de participar en la ceremonia durante una estancia en Marruecos está en órbita. Eso sin hablar de los collares, tiaras, pendientes y conjuntos de joyas. La novia, una auténtica Sherezade moderna, llama la atención…

¿Y el novio? Siempre está ahí, borrado detrás de la reina de la noche… No es por falta de esfuerzos para ponerse su traje más bonito, su djellaba más hermosa, su gandoura más bella… Pero no, ¡siempre hay sólo para la novia!

 

14. El neggafat

Verdadero planificador de bodas «a la marroquí», los neggafat son los garantes del respeto de los ritos matrimoniales marroquíes. Son 4 o 5 y asisten a la novia durante toda la velada. Los tiempos, los trajes, las joyas, el maquillaje, el peinado: nada se les escapa. Ni siquiera los pliegues del caftán que debe caer como es debido para la fotografía o la postura de la novia que debe ser digna de la princesa oficial de Marruecos. En las ciudades, los mejores neggafat, los que tienen fama o están de moda, son acaparados. Hay que tener en cuenta que también hay algunos «negaf» (hombres a cargo), pero es bastante raro.

 

15. El trono de los novios

Un estrado elevado rematado por un sofá con un halo de cojines y flores que ocupa un lugar destacado en el salón de bodas… ¿Késako? ¡Es el trono de los novios! Entre dos desfiles de trajes, ofrece su acogedor asiento a la feliz pareja que podrá ser admirada por todos. Para los invitados, también será la ocasión de fotografiarse con las estrellas de la noche.

 

16. La comida de la boda

En las bodas marroquíes no hay plan de mesa, te sientas donde quieres, con quien quieres. ¿En el menú? La clásica (y pantagruélica) cena de boda (pastilla, mechoui, cesta de frutas y tarta helada) tiende a ser sustituida cada vez más por platos y fórmulas inspiradas en otros países (cócteles, buffets, etc.).

A lo largo de la velada, los zumos de frutas frescas y el té a la menta acompañan a la repostería. Luego, hacia el final de la velada, la tarta hace su entrada y es el pretexto para toda una ceremonia fotográfica de «corte de tarta». En algunas bodas, la harira cierra la fiesta por la mañana, como la sopa de cebolla francesa.
No busques champán o vino, no hay (o muy raramente): Las bodas musulmanas son obligatorias. Y si hay, a menudo hay que buscarlo en un bar reservado, separado de la sala principal… o incluso en los maleteros de los vehículos en el aparcamiento. Pero, no ha venido por eso, ¿verdad?
El mechoui: un gran clásico de las comidas de las bodas marroquíes (vegetarianos: ¡suéltenlo!).

 

17. La música

Si el evento es visual, también es sonoro… ¡Imposible que los vecinos que no estén invitados a la fiesta ignoren la boda de sus vecinos! Orquestas araboandaluzas (género clásico y melódico), grupos de música châabi (género popular y festivo) y/o Dakka Marrakchias (género popular de Marrakech) comparten la escena musical del evento que se balancea entre melodías atmosféricas y partes rítmicas pulsantes. Cuando el montaje se pone en marcha, las palmas se funden, los círculos de baile se ensanchan y los cuerpos vibran en sintonía con las pulsaciones. Los bailarines más experimentados agitan las caderas, los hombros y las piernas al ritmo… ¡Es una fiesta!

 

Contacto

Excursiones al desierto Marruecos

 ☏+34 638 903 318

 ✉  info@excursionesdesiertomarrakech.com

Jemaa el-Fna. Rue El Ksour, Marrakech 40000

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.