LA CHILABA PARA MUJER Y HOMBRE EN MARRUECOS

DEFINICIÓN DE CHILABA

 

La palabra Djellaba o Jellaba en árabe norteafricano significa prenda de vestir. En el centro y el este de Argelia se llama qeššaba o qeššabiya.

 

La palabra «Djellaba» sería una alteración de la palabra djilbab que, en árabe antiguo, designaría una prenda drapeada. En Omán, la forma gillab se refiere al velo de la mujer. La desaparición de la primera b se habría hecho de forma idéntica en el Magreb y en Omán. Esta etimología es bastante aceptable aunque la chilaba no es en absoluto una prenda drapeada sino una prenda cosida. En las montañas de Marruecos la llaman tadjellabit, que es una forma bereberizada.

La chilaba marroquí está muy extendida tanto para hombres como para mujeres.

 

 

Los orígenes de la chilaba tradicional marroquí para mujeres y hombres

 

Como muchas tradiciones marroquíes, las chilabas están profundamente arraigadas en la cultura y la historia bereberes. La chilaba tradicional marroquí era originalmente de lana gruesa y estaba destinada a ser usada exclusivamente por hombres. Los patrones eran mucho más sencillos en aquella época, y la chilaba o tajellabiyt (en amazigh) se basaba en una combinación de colores neutros, principalmente blanco con mínimas rayas.

 

Algunas chilabas se tejían con lana de oveja sin procesar, mientras que los patrones tejidos consistían en la alternancia de rayas blancas y marrones a cuadros. Además de la auténtica chilaba bereber, los hombres también llevaban abrigos de lana sin teñir, llamados asilham.

 

Chilaba tradicional marroquí para hombres hecha de lana

 

Algunas chilabas se tejían con lana de oveja sin teñir, y los patrones de los tejidos consistían en la alternancia de rayas blancas y marrones a cuadros. Además de la auténtica chilaba bereber, los hombres también llevaban abrigos de lana sin teñir, llamados asilham.

 

El color blanco estaba y sigue estando muy extendido en la cultura marroquí. Simboliza la pureza, la virtud, la buena fortuna y las cualidades morales honorables. Por eso, los primeros dibujos de las chilabas, hechos por mujeres bereberes para hombres bereberes, eran todos de color blanco o crema.

 

La chilaba era también un símbolo público de la transición de la infancia a la edad adulta. Las mujeres amazigh obsequiaban a sus hijos varones con chilabas cuando cumplían trece o catorce años.

 

Cuando los chicos son «suficientemente fuertes», se les permite llevar la chilaba y acompañar a sus padres en sus actividades diarias, ya sea ir al mercado o pasar las noches en el desierto. No hace falta decir, pues, que la chilaba marroquí es un símbolo de virilidad y hombría que cualquier joven maduro llevará con orgullo.

 

La chilaba desempeñó un papel importante en el movimiento de emancipación de las mujeres marroquíes en los años cuarenta. De hecho, ellas tomaban lo que se suponía que era un «traje de hombre solamente» y empezaban a llevarlo como uno de los suyos.

 

En cuanto Marruecos obtuvo la independencia en 1956, las mujeres marroquíes cambiaron el haik por la chilaba, que era, sobre todo, una prenda masculina. Cambiaron el haik: un gran tejido de algodón o lana de unos 5 metros de largo por 1,60 M de ancho que cubre el cuerpo de la mujer y su rostro. La djellaba, por simple que parezca, serviría como símbolo de la liberación de la mujer de los roles de género preestablecidos y dictados por el patriarcado. Y así, la chilaba se convirtió en un elemento básico en el vestuario de toda mujer marroquí.

 

Esta prenda de color oscuro, acompañada de un velo de muselina y una capucha que cubre el cabello, ha seguido evolucionando con el estilo de vida y las mentalidades, pero conservando su autenticidad.

 

Para darle forma, es todo el saber hacer de la herencia marroquí el que se moviliza en las pequeñas manos de jóvenes artesanos que agotan sus ojos para realizar diferentes lienzos bordados o para hacer múltiples Akads (especie de pequeños botones muy estéticos) uno a uno.

 

 

Diseños innovadores en la chilaba marroquí

 

Hoy en día, el atuendo de los habitantes de la ciudad así como de la mujer rural se ha convertido en la chilaba siendo una de las formas más populares de la ropa tradicional marroquí.

Los marroquíes se sienten muy orgullosos de la majestuosa belleza de su traje nacional, un patrimonio extraordinario, que no sólo sigue existiendo, sino que se ha ido vistiendo a lo largo del tiempo, para evolucionar y adaptarse a cada época gracias a la pasión y el saber hacer de grandes figuras marroquíes de la creación estilística.

 

Orgullosa de su trayectoria, la chilaba marroquí ha seguido la evolución de los estilos de vida y las mentalidades. Adoptada en Hollywood por Elisabeth Taylor desde los años 80, llevada por Attar Hakim, Ilham Chahin y Nabila Oubeid, así como por otras figuras emblemáticas de los grandes acontecimientos del cine árabe. Sí, ha pasado mucho tiempo desde que la djellaba domó otros horizontes al lanzarse a mar abierto, pero nuestros diseñadores marroquíes siguen manteniendo su copyright, soñando y remodelando con delicadeza y un bello soplo de emancipación al tiempo que preservan su autenticidad combinando tradición y modernización.

 

¿Cómo son las chilabas marroquíes para mujeres hoy en día?

 

Las chilabas marroquíes han evolucionado desde sus primeros tejidos gruesos de lana sin teñir. Hoy en día, existen chilabas confeccionadas con todo tipo de materiales, ya sea seda, algodón, lino, tejidos sintéticos u otros. Estas prendas han progresado masivamente, pasando de ser un símbolo de virilidad a un símbolo de emancipación, a un signo de modestia ligado a la religión, a lo que sólo podemos considerar una especie de moda vanguardista o exótica.

Las mujeres de la chilaba
La chilaba marroquí moderna para las mujeres

Hay opciones de invierno, primavera, verano y otoño en las chilabas. Creaciones inteligentes hechas con materiales ligeros y transpirables para adaptarse mejor al clima cálido. Otras están hechas de lana y vellón para proteger de los rigores del frío. Incluso hay chilabas diseñadas para ir de compras, que se pueden poner para ir a la tienda de comestibles local o para ver la visita de los vecinos.

Las opciones son infinitas, especialmente con el creciente número de aspirantes a diseñadores marroquíes y su anhelo de revivir este estilo de ropa. Muchos de ellos han conseguido modernizar esa ropa modesta y minimalista.

Con el uso de extravagantes bordados, abalorios, lentejuelas, tejidos transparentes como la organza y el punto, así como borlas, la chilaba urbanizada está resurgiendo de las cenizas de una tendencia pasada para convertirse en una poderosa fuerza de la moda marroquí contemporánea.

Cuanto más formal es la chilaba, más complejo es el diseño con sus delicados detalles y sutilezas. Así, las chilabas diseñadas para ser usadas en ocasiones especiales, como fiestas de compromiso o religiosas, tendrán más adornos. Esto puede ir desde una hermosa costura hecha a mano alrededor del cuello hasta bolsillos imponentemente ornamentados, o capuchas bordadas con borlas de cuentas de colores.

 

¿Cómo son las chilabas marroquíes para hombres hoy en día?

 

En el hombre, la vestimenta es un poco más sencilla ya que se puede reducir a la chilaba que se lleva con zapatillas.

 

 

Con una ligera variación: para algunas ocasiones especiales, los hombres pueden llevar un tarbouche o fez, una especie de sombrero, de color granate, con una pequeña cola negra.

Los hombres de origen bereber llevan turbante, sandalias de piel de cabra y, en el cinturón, una daga finamente trabajada.

 

Como con cualquier otra prenda, hay chilabas informales, que se llevan a diario, así como chilabas más caras y formales, diseñadas especialmente para ocasiones especiales. En las zonas urbanas, las mujeres suelen llevar estos vestidos a diario.
En cambio, cada vez es más raro ver a los hombres con chilabas. Los hombres lo llevan sobre todo en la mezquita para rezar, durante el mes sagrado del Ramadán o en fiestas religiosas como el Eid.

 

Diferencia entre la chilaba y el caftán

A diferencia de otros vestidos tradicionales como el caftán o la takchita, las chilabas se distinguen por su capucha ancha y suelta, llamada kobb.
Tradicionalmente, la capucha es puntiaguda y se utiliza para protegerse del sol o de los vientos del desierto. Aunque hoy en día, la capucha se utiliza principalmente con fines decorativos y estéticos.

 

¿Dónde comprar una chilaba marroquí?

 

Si busca una auténtica chilaba tradicional marroquí, puede encontrar en los zocos una amplia gama de modelos con todo tipo de dibujos y colores. Aunque las chilabas ya hechas que se venden en las medinas marroquíes son muy «comerciales».

 

Si desea llevarlo en un ambiente relajado, es bastante adecuado. Pero si busca algo más lujoso y personalizado, le recomendamos que eche un vistazo a nuestra moderna y elegante colección de chilabas.

 

La marca se compone de una mezcla de djellabas de alta costura y prêt-à-porter elaboradas por diseñadores de moda marroquíes a partir de tejidos nobles y textiles cuidadosamente seleccionados. Las colecciones de primavera/verano e invierno 2020 de Saba son realmente hermosas. La paleta de colores es muy viva y utiliza una gran cantidad de patrones minimalistas mezclados con diseños de los años 70, manteniendo el aspecto general con clase, elegante y adecuado para cada ocasión opulenta (y no tan opulenta).

Chilaba mujer Marruecos

DESCUBRE MARRUECOS CON NOSOTROS

Contacto

Excursiones al desierto Marruecos

 ☏+34 638 903 318

 ✉  info@excursionesdesiertomarrakech.com

Jemaa el-Fna. Rue El Ksour, Marrakech 40000