Té a la menta Marruecos

Té a la menta, Marruecos

 

El té (árabe: أتاي, atay?) en Marruecos es una bebida esencial, siendo el  mayor importador de té verde del mundo.

Té marroquí a la menta

 

La infusión de hierbas ha sido popular en el país mucho antes de la llegada del té a Marruecos. Hay muchas especulaciones sobre la llegada del té a Marruecos; la principal es que el rey Ismail bin Sherif recibió té verde de la reina Ana tras la liberación de sesenta y nueve prisioneros británicos. El Reino Unido tuvo prácticamente el monopolio del comercio del té en Marruecos durante el siglo XIX, especialmente con la renovación del puerto de Essaouira en la década de 1760. El té se convirtió en una bebida muy extendida a mediados de siglo. Pronto se le añadió menta: con su potente sabor, reducía el amargor del té sin cambiar su color.

 

Contenido

1 Historia del té
1.1 Orígenes
1.2 Monopolio británico
1.3 Integración en la cultura marroquí
2 El consumo
2.1 Té verde con menta
2.2 Utensilios
2.2.1 Porcelana de Asia oriental
2.2.2 Utensilios habituales
2.2.2.1 Historia
2.2.2.2 Composición
2.3 Ocasiones
2.3.1 Momento del día
2.3.2 Invitados
2.3.3 Familia
2.3.4 Ocasiones especiales
2.4 La demanda
3 El comercio
3.1 Producción
3.2 Importación
3.3 Marcas comerciales
4 Representaciones en la cultura
4.1 Representaciones en el arte marroquí
4.2 Representación del té marroquí a nivel internacional

 

Historia del té marroquí a la menta

 

Orígenes del té marroquí

Las infusiones de diversas hierbas, y en particular la menta, son muy populares en todo el país mucho antes de la llegada del té al país.

 

La llegada del té a Marruecos sigue sin estar clara: hay varias explicaciones y fechas para ello. La primera teoría es que el té llegó a Marruecos ya en el siglo XI de la mano de los fenicios que se instalaron en el norte del país durante ocho siglos. Otra hipótesis es que los bereberes lo trajeron consigo cuando llegaron desde el Orontes2. Abdelahad Sebti y Omar Carlier afirman que los británicos ya vendían té en algunos puertos marroquíes desde el siglo XVI, y que el comercio se intensificó en el siglo siguiente. Otra hipótesis sugiere que los piratas llevaron el té a Marruecos con ellos. Otra teoría sugiere que los piratas marroquíes capturaron un barco cargado de té durante la conquista militar de España y Portugal en el siglo XVIII. Una última teoría, más creíble, es que el comercio de té marroquí fue el resultado de las guerras españolas y portuguesas.

 

Una última y más creíble teoría6 es que el rey Ismail bin Sherif recibió té verde de la reina Ana tras la liberación de sesenta y nueve prisioneros británicos. En 1789, el cirujano inglés William Lemprière, que estuvo presente en la corte de Mohammed ben Abdallah, observó el servicio de té: duró al menos dos horas, durante las cuales se sirvió la bebida en cantidades muy pequeñas en diminutas tazas de porcelana. La bebida es extremadamente cara y rara. Era apreciada principalmente por sus cualidades medicinales y se consumía con los mismos utensilios que en el Reino Unido.

 

Monopolio británico del té

El Reino Unido tuvo prácticamente el monopolio del comercio del té en Marruecos durante el siglo XIX1 , especialmente con la renovación del puerto de Essaouira en la década de 1760. El té se convirtió en una bebida muy extendida a mediados de siglo, sobre todo a raíz de la guerra de Crimea: al no poder acceder a los puertos del Mar Báltico, los comerciantes británicos dieron salida a sus excedentes de importación de té de China creando nuevos mercados comerciales en Tánger y Essaouira. Fue esta influencia británica la que trajo el comercio del té a Marruecos. Fue esta influencia británica la que trajo a Marruecos el nombre del té, atay, una variante del «te» cantonés, frente a los nombres inspirados en el nombre mandarín, variantes del «cha «.

 

Los comerciantes moros marroquíes partieron de Guelmim para vender té británico en el Sahel occidental, sobre todo en Malí, pero también en Mauritania y el resto de la región. El té llegó así a África a través de Marruecos11. En 1819, Charles Cochelet informó de que el té verde encontrado en Guelmim era comprado por los británicos en Cantón a cambio de opio y dinero español. Pronto se le añadió menta: con su potente sabor, reducía el amargor del té sin cambiar su color. El té de menta se llama «té completo», en referencia a un proverbio moro: «el té sin menta es como una lengua sin sentido».

 

Al principio, los faqīhs consideraban que el té era ilícito en el Islam. En 1826, el faqîh Ahmed Ibn Abdelmalek Alaoui, que ejercía como juez, rechazó los testimonios de los bebedores de té, afirmando que «el hombre debe evitar cualquier cosa de la que desconozca el veredicto de Alá». El faqîh Hajj Abed El Baichouri, a principios del siglo XX, afirma haber oído hablar de una «fábrica de té y azúcar en París donde se utilizaban huesos de carroña y sangre», apoyando así la prohibición del té. El jeque mauritano Ahmed Hamed Ben M’hamed Ben Mukhtar Allah añade que el té lleva a «mezclarse con esclavos y jóvenes, a escuchar discursos obscenos y a calumniar a la gente». El discurso es rápidamente derrotado, y muchos escritores marroquíes defienden la bebida en nombre de la medicina y la templanza. El Faqîh Idriss, hijo de Slimane ben Mohammed, servía té a sus alumnos cuando notaba que su concentración disminuía. En 1925, el jeque Mohammed Ben Al Mouayyad Ben Sidi escribió en una fatwa que «no se debe prohibir lo que no ha sido prohibido en el Corán, la Sunna y el consenso», refiriéndose al consumo de té.

 

Integración del té a la menta en la cultura marroquí

Entre 1830 y 1840, el volumen de té importado anualmente por Marruecos pasó de 3,5 a 20 toneladas, mientras que su consumo se extendía a la clase media urbana5 ; en la década de 1880, era consumido por toda la sociedad y el té y el azúcar constituían una cuarta parte de las importaciones del país6. Los precios bajaron en gran medida de forma paralela, ya que las potencias europeas extendieron el cultivo del té en sus respectivas colonias, aumentando la oferta. El uso nacía del deseo de imitar a las clases más ricas de Marruecos, no a las inglesas: los utensilios importados de Gran Bretaña se estampaban a menudo en árabe para ocultar su carácter importado. En esta época, había dos puntos de vista opuestos. Los viajeros y colonos europeos insisten en la rápida adopción del té por parte de todos los marroquíes. Las fuentes orales locales, en cambio, subrayan que el té se extendió muy lentamente de una clase social a otra y que al principio se consideraba una bebida muy masculina.

 

En aquella época, el protectorado francés de Marruecos quería garantizar la artesanía local. Prosper Ricard deploró la influencia de los productos europeos y trató de orientar a los artesanos hacia la producción de objetos de lujo: los caldereros trabajaban para notables y turistas, pero su mercado se estaba agotando. Por ello, emprendieron una reforma del oficio, tratando de copiar los modelos de utensilios de té importados de Europa, y crearon una corporación de swâiniya («fabricantes de bandejas») en la región de Fez en la década de 1910, especialmente en la plaza Seffarine de la ciudad. En Fez se introdujo un ritual para beber té, que se convertiría en la norma en la región. Nació un ritual para beber té, así como todo un conjunto de utensilios.

 

En 1946, un calderero introdujo el torno mecánico en el país tras ver uno en Italia. Gracias a la nueva herramienta, la empresa Et Taj comenzó a copiar las teteras Wright fabricadas en Manchester. Ahora se fabrican en Fez, conservando la forma y las decoraciones inglesas, pero con la tradicional persecución marroquí de los adornos.

 

En 2008, Marruecos es el mayor importador de té verde chino del mundo18. En 2014, Marruecos es el segundo país que más consume té, con un consumo por persona y año de 4,34 kg.

 

Consumo Té verde con menta

 

Servicio de té a la menta.

 

El té utilizado para el té a la menta, que es el más consumido en Marruecos, es el té verde chino Gunpowder. Los marroquíes añaden panes de azúcar y puñados de menta. A veces, la menta se acompaña de otras hierbas, como el ajenjo, la mejorana, la salvia o la verbena: estas adiciones son más comunes en invierno. En marzo, la adición de flores es una práctica habitual. En marzo, es habitual la adición de flor de azahar. También se pueden utilizar frutos secos de cactus y añadirlos al té para resolver trastornos gastrointestinales o del sueño. Nunca se añade leche. En el sur del país, a veces se añade azafrán.

 

Los aristócratas pueden beber té de ámbar. Un trozo de ámbar se envuelve en lana y se coloca en la apertura de la tetera. El vapor del té penetra en la lana y toca el ámbar. El vapor, encerrado en la tetera, hace que el té sepa a ámbar.

 

No existe una receta «estándar» para el té, ya que cada familia utiliza sus propios tiempos de elaboración y cantidades de ingredientes. Sin embargo, existen tendencias generales según la región. La región de Fez produce un té más ligero, mientras que los bereberes del Alto Atlas añaden muchas hierbas para conseguir un sabor más fuerte. En el sur del país, el té se elabora durante más tiempo.

 

El té se cuece durante un tiempo relativamente largo. Durante el proceso de infusión, se remueve suavemente con una cuchara. Luego se transfiere entre un vaso y la tetera para ver el nivel de infusión y reconocer cuando está listo. Cuando el sabor es satisfactorio, el líquido se devuelve a la tetera de metal y el té se sirve, manteniendo la tetera en alto, en pequeños vasos, normalmente decorados con ribetes dorados6. Mantener la tetera tan alta no sólo sirve para impresionar con su agilidad. También sirve para airear el agua hervida, ayudando a que se enfríe y creando pequeñas burbujas que dan un sabor ligeramente diferente al té.

 

Los vasos están siempre llenos hasta la mitad. Esto permite a los bebedores sostener la parte superior del vaso sin quemarse los dedos. La decoración del vaso sirve para identificar en qué nivel hay que parar.

 

Una caja de té roja con un pan de azúcar encima. A la izquierda, un montón de hojas de menta.

 

Un vaso a medio llenar, varios vasos vacíos, un vaso que se está llenando de té en el que hay muchos residuos.

Durante el proceso de preparación, el té se transfiere entre la tetera y los vasos para eliminar los residuos.

 

Utensilios para preparar el té verde marroquí con menta

En la época premoderna, los dignatarios marroquíes apreciaban el uso de la porcelana de Asia oriental, especialmente la de Imari. Esto ocurría especialmente en los siglos XVIII y XIX. Estos juegos de té de porcelana solían regalarse a las familias adineradas con motivo de los nacimientos y las bodas, como en el resto de Oriente Medio. La porcelana china llegó mucho antes que el té: Ibn Battuta la menciona ya en el siglo XIII.

 

Es muy probable que el uso de cubiertos de porcelana en Marruecos se explique por un hadîth que prohíbe comer de metales preciosos. La popularidad de la porcelana Imari en Marruecos acabó por convertirse en parte integrante de las artes islámicas.

 

Las relaciones mercantiles con Europa tuvieron su propia influencia en los utensilios de té. La población marroquí vio cómo se generalizaba el té preparado y la vajilla que lo acompañaba: bandeja, tetera, vasos, azucareras y cajas de té16. Los vasos y la tetera se colocan en una bandeja de cobre, alpaca o plata. Esta bandeja de té (¿siniyya?) se convirtió en un elemento de decoración interior por derecho propio, común a todas las clases sociales pero de material y forma variable. No dependía de una importación inglesa: ya estaba presente en las familias desde la protohistoria, que vio una edad de oro de la producción de cobre en el norte de África. La vajilla metálica también estaba extendida mucho antes de la llegada del té a la región. La Ley de Algeciras, firmada en 1906, marcó la llegada masiva de objetos europeos al mercado marroquí, ya que los productores europeos intentaban competir con la producción local. Al mismo tiempo, se desarrolló el mercado de los utensilios para el té, lo que permitió que la industria del latón en Marruecos ganara en importancia. A principios del siglo XX, estaba de moda colocar la tetera, de peltre o plata, sobre una bandeja de plata. Las teteras y samovares de cobre también eran comunes en las importaciones desde Inglaterra. La vajilla de plata de Wright, fabricada en Manchester, entraba en Marruecos con el nombre de rayt; los productos ingleses se estampaban a menudo en árabe para mantener la impresión de que eran de fabricación local.

 

Bajo el protectorado francés de Marruecos, los caldereros se dedicaron a reformar el comercio, tratando de copiar los diseños de los utensilios de té importados de Europa, y crearon una corporación de swâiniya («fabricantes de bandejas») en la región de Fez en la década de 1910, especialmente en la plaza Seffarine de la ciudad. A principios del siglo XIX, eran unos sesenta; en 2011, llegaban a veces a 10.000 artesanos en casi 600 fábricas de Fez.

 

En 1946, tras la introducción del torno mecánico, la empresa Et Taj comenzó a copiar las teteras Wright. Ahora se fabrican en Fez, conservando la forma y las decoraciones inglesas, pero con la tradicional persecución marroquí de las decoraciones.

 

 

Composición

El equipamiento se diferencia entre los más ricos, que tienen utensilios dedicados, y las clases trabajadoras sin utensilios dedicados. Sin embargo, siempre incluye una bandeja grande, una bandeja pequeña donde se colocan los recipientes de té, azúcar y menta, una tetera y vasos.

 

Para las familias menos pudientes se utilizan cajas de madera. Las familias más ricas pueden tener cajas de oro o plata, ricamente decoradas.

 

Los vasos pueden estar muy ricamente decorados, pero siempre deben permanecer parcialmente transparentes para poder ver el té que se bebe. Sus decoraciones también sirven para identificar lo lleno que debe estar el vaso.

 

Ocasiones para tomar té a la menta en Marruecos

Momento del día en que se toma té en Marruecos

El té se suele servir tres veces al día. La particularidad de su servicio se debe a que el té y las hojas de menta se mantienen en la tetera y continúan elaborándose. A medida que se sirve el té, la bebida resultante cambia de sabor y aspecto (ligero al principio, equilibrado al segundo, muy astringente y amargo al último). Tradicionalmente, se beben tres vasos6 , que simbolizan los tres sabores de la cita: «El té de menta debe ser amargo como la vida, espumoso como el amor y dulce como la muerte. »

 

Una vez servido el té, debe beberse a sorbos en caliente, sin soplar ni hacer ruido con la boca.

 

Invitados

El té se sirve antes de cualquier negociación o venta como signo de hospitalidad. Es una falta de respeto rechazarlo. Algunas familias tienen dos tés: una marca se utiliza para el consumo diario y la otra para las ocasiones especiales y los invitados19. Es de muy mala educación servir el té preparado antes de que llegue el invitado, o preparado fuera de la vista.

 

Familia

El té es preparado y servido con mayor frecuencia por los hombres. En el siglo XIX, el patriarca elegía quién tendría el honor de preparar el té5,4. Incluso hoy en día, en los hogares más modernos, suele ser la mujer la que prepara y sirve el té, el hombre también puede hacerlo pero esto es más para ocasiones festivas con muchos invitados (ya que la mujer ya está ocupada preparando la comida).

 

El té verde se sirve a los niños a una edad temprana, pero limita la absorción de hierro, lo que puede causar problemas de salud a los bebés.

 

Entre las familias pobres, el pan y el té (Khobz wa atay?) es una comida común y frugal: el pan y el té son la base de su dieta, a veces complementada con aceitunas negras en el norte, mantequilla y aceite de oliva en el sur, o dátiles en el Sahara.

 

Ocasiones especiales

Las ceremonias del té pueden celebrarse con motivo de bodas, peregrinaciones y otras ocasiones. En este caso, la persona que preparará el té será elegida de antemano, y a veces incluso se traerá a un especialista específicamente para la ocasión. Siempre es una persona de edad madura y reputada por su sabiduría y la calidad de su té.

 

En esta ocasión, el té se preparará mientras se quema el sándalo. La persona que prepara el té puede verter unas gotas de agua de rosas o de azahar sobre los invitados.

 

El té utilizado para el té verde a la menta, que es el que más se bebe en Marruecos, es el té verde chino Gunpowder. Por lo tanto, las importaciones de té se dividen entre este té, que representa el 70% de las ventas en el país, y el resto es Chun Mee, que tiene un sabor menos amargo y es más popular entre los tuaregs del sur del país. La menta que se consume con el té suele proceder de la región de Meknes, de la que se dice que produce las plantas más sabrosas.

 

En 2008, el consumo per cápita de té verde chino era de 1,76 kg al año. En 2014, Marruecos es el segundo país que más consume té, con un consumo per cápita de 4,34 kg al año8. Existen pocas estadísticas fiables sobre el consumo real de té, según los economistas marroquíes, por lo que el consumo se mide por los volúmenes de importación.

 

Cantidad de té consumida en Marruecos

 

En los años 70 se intentó cultivar té en la región de Larache, pero resultó más caro que la importación y se abandonó el experimento. En 2020, debido a la pandemia de Covid-19 en Marruecos y China que afectó a las importaciones y a la demanda de té, la Asociación Marroquí de Fabricantes de Té y Café pidió a su ministerio que fomentara la reanudación de los experimentos de cultivo con el objetivo de cubrir el 20% de las necesidades del país.

 

Importación de té a Marruecos

Té chino Gunpowder

Así, Marruecos es el primer importador mundial de té verde chino, al menos de 2008 a 201818 , por delante de Uzbekistán, Togo, Japón y Estados Unidos, y representa el 17% de las exportaciones de té verde de China en 2016 en términos de volumen31 y el 30% en 201932. El mercado chino representa el 85-95% del té verde importado por el país, y el resto proviene de Sri Lanka y la India18. En el primer trimestre de 2020, debido a la pandemia de Covid-19 en Marruecos y China, las importaciones chinas de té cayeron un 46% .

 

Tras la nacionalización de las importaciones de té en 1958, el mercado se liberalizó en 1993. Antes de esta liberalización, Somathes tenía una cuota de mercado del 95%, que se redujo al 35% a principios de la década de 199035. En 2018, la Office national de sécurité sanitaire des produits alimentaires declaró que estaba supervisando sistemáticamente los tés importados. Al año siguiente, introdujo un nuevo sistema de control de las importaciones de té. Al año siguiente, introdujo nuevas normas sanitarias para el té importado de China. Estas normas son el resultado de una auditoría que demostró que los tés que se venden en Marruecos suelen contener altos niveles de pesticidas y fijaron medidas máximas, que varios grupos comerciales consideraron demasiado estrictas. El té se suele envasar a granel y no se vende a los consumidores.

 

El té se suele envasar a granel y muy raramente se vende en bolsitas, pero en la segunda mitad de la década de 2010 esta forma de envasado está ganando popularidad.

 

Marcas comerciales de té en Marruecos

En Marruecos existen unas 400 marcas de té, comercializadas por unos 100 grupos. Muchas marcas son regionales y rurales.

El mercado de importación de té está dominado por Somathes (antes ONTS, Office National du Thé et du Sucre) y Mido Food Company (antes llamada Haj Hassan Raji35), que en conjunto poseen el 55% de las importaciones. El mercado también está dominado por Mido Food Company, que posee la mayor parte de las importaciones de té. En 2018, Mido Food Companies, ahora de nuevo Haj Hassan Raji, es el mayor grupo del país. Le siguen el Grupo Bellakhdar, propietario de la marca Lion, y el Grupo Astaib. Le siguen los grupos Zine, Somathes (10% del mercado) y Salman, y estas seis marcas representan el 80% del mercado36. En la década de 2010, surgieron nuevos grupos: el grupo Novatis de la familia Badaa, cuya marca principal es Taj Bladi, y el grupo Astaïb, propietario de las marcas Bellar y Loubane, que compró la marca Kamanja al grupo Belafqih. En 2017, Moncef Belkhayat lanzó la marca Miaz con su grupo Salman Tea. Un año después, la empresa representa el 4% del mercado.

 

Somathes posee las marcas Souiri, Kafila y Ménara, que representaban el 70% de sus ventas en 2005 . También posee muchas marcas regionales, como Oudaya, vendida en el Norte, y Tour Hassan en las regiones de Khouribga y Béni Mellal, así como una marca de lujo, Chaâra no 135.

 

La empresa Mido Food Company es propietaria de la marca Sultan, la más popular del país. Otras marcas del grupo son Al Arche y Raïs.

 

La marca argelina Khayma tiene fuertes ventas en el este del país debido a sus precios mucho más bajos que los de las marcas marroquíes.

 

Representaciones en la cultura marroquí

Representaciones en el arte marroquí

En 1895, un poeta Aït Baâmrane del suroeste de Marruecos escribió un largo poema en chleuh en el que describía la estética del ritual del té como metáfora de la sociedad marroquí, señalando en particular las desigualdades entre las clases sociales y las influencias coloniales europeas. A principios de la década de 1970, el grupo Aït Baâmrane fue el primer grupo marroquí representado en el arte marroquí.

 

A principios de la década de 1970, el grupo musical Nas al-Ghiouane interpretó la canción As-sīniyya («la bandeja de té»). El té se utilizaba como representación de los valores de la comunidad, mostrando la soledad de los individuos en una sociedad capitalista.

 

Representación del té marroquí a nivel internacional

 

La ceremonia del té marroquí se presenta como un elemento esencial para que los turistas descubran el país; en los folletos publicitarios, a menudo se presenta como «la esencia de la vida marroquí y el símbolo de la hospitalidad marroquí». En el contexto del turismo, la ceremonia está muy estandarizada y a menudo carece de autenticidad, siendo más bien una caricatura del modo de vida marroquí

Contacto

Excursiones al desierto Marruecos

+34 638 903 318

✉ info@excursionesdesiertomarrakech.com

Jemaa el-Fna. Rue El Ksour, Marrakech 40000

 

No Comments

Post A Comment