8 Imprescindibles que ver en Tánger

Tánger es una ciudad del noroeste de Marruecos. Está en la costa del Magreb, en la entrada occidental del Estrecho de Gibraltar, donde el Mar Mediterráneo se encuentra con el Océano Atlántico frente al Cabo de Esparta. La ciudad es la capital de la región de Tánger-Tetuán-Alhucemas, así como de la prefectura de Tánger-Asilah de Marruecos.

 

Muchas civilizaciones y culturas han influido en la historia de Tánger, desde antes del siglo X a.C. Tánger fue un nexo para muchas culturas. En 1923, fue considerada por las potencias coloniales extranjeras como una ciudad internacional y se convirtió en un destino para muchos diplomáticos, espías, escritores y hombres de negocios europeos y americanos.

 

Es una ciudad que merece la pena visitar. Si estás planeando un viaje te vamos a contar qué cosas ver en Tanger para que en función del tiempo que tengas puedas valorar qué te interesa visitar.

QUE VER EN TANGER

 

1-  La Medina

 

Entre la lista de cosas que ver en Tanger teníamos que empezar citando la medina. Tánger-Medina es uno de los cuatro distritos de la ciudad de Tánger. La medina de Tánger está tan marcada por su historia como por su posición estratégica. Como resultado, representa una encrucijada de civilizaciones entre Oriente y Occidente. Tánger-Medina se beneficia de condiciones geográficas que han sido favorables al asentamiento humano permanente desde tiempos prehistóricos. Este primer distrito de Tánger es el núcleo inicial de toda la ciudad, este distrito fue la primera ciudad portuguesa y alauita. Conserva hasta hoy gran parte del patrimonio de la Zona Internacional de Tánger, e incluye el centro administrativo de la ciudad, las principales zonas turísticas y gran parte de los prestigiosos barrios conocidos de la ciudad, habitados en particular por la comunidad extranjera y los antiguos habitantes de Tánger.

 

que ver en Tanger

Historia de la medina de Tánger

 

En el 44 a.C., Roma concedió a Tánger-Medina el estatus de ciudad romana , como recompensa por su apoyo contra Cartago. Bajo la ocupación romana. Tras la retirada de la administración romana a finales del siglo III, Tánger-Medina cayó en el olvido hasta la llegada de los primeros conquistadores musulmanes en el siglo VII. Tariq ibn Ziyad (711 J. C.) lo usó para preparar y llevar a cabo la conquista de al-Andalus. Durante el período de los almorávides y los almohades, el primer distrito de Tánger-Medina sirvió de base para la reconquista de al-Andalus y su acercamiento al imperio de Marruecos. A partir del siglo XV, el único distrito de la época sufrió una larga serie de ocupaciones extranjeras. En 1471, los portugueses desembarcaron allí y establecieron un recinto reforzado con torres semicirculares y bastiones. Después de un período de ocupación española (1581-1640), Tánger-Medina fue nuevamente tomada por los portugueses antes de ser ofrecida como dote por la infanta Katerina de Bagance al rey Carlos II de Inglaterra en 1661. Sometida a repetidos asedios por el ejército de Ismaïl ben Chérif, instalado en la Kasba de Ghaylan y en la Kasba de Beni Saïd Bou Amar, Tánger-Medina fue tomada por los ingleses en 16843.

 

Patrimonio y cultura. Qué ver en Tánger-Medina

 

Se realizaron importantes construcciones en el interior de las murallas de Tánger-Medina, baterías (Bordj Dar al-Baroud, Bordj N’âam, Bordj Amer, Bordj Dar Dbagh, Bordj al- Salam Bordj al-Hajoui), puertas (Bab Kasba, Bab Marshan, Bab el- Bhar, Bab el- Assa, Bab Haha Amrah, Bab Eraha, Bab al-Marsa), Bab Tourquia, mezquitas y oratorios (la Gran Mezquita, Jamaa Jdid, Jamaa al-Kasba), baños públicos, fondouks (fondouk Siaghine, Hotel Continental…), fuentes, palacios y mansiones (Palacio Kasba, palacio del gobernador inglés, Dar Vidal), consulados y legaciones, iglesias y sinagogas.

 

Las murallas de Tánger-Medina se extienden por más de 2.200 m. Cubría un recinto de los antiguos “Tingis”. La actual muralla data en gran parte del período portugués (1471-1661). Fue reconstruida y consolidada primero por los ingleses entre 1661 y 1684, y luego por los sultanes alauitas, que añadieron fortificaciones. Está fortificada con siete baterías, bastiones y torres (las baterías de Bordj N’âam, Bordj Amer, Bordj Dar Dbagh, Bordj al- Salam, Torre de los Irlandeses …), y atravesada por trece puertas (Bab Kasba, Bab Marshan, Bab Haha, Bab el- Bhar, Bab el- Assa, Bab Haha Amrah, Bab Eraha, Bab al-Marsa …). Delimita los cinco distritos de Tánger-Medina (la Kasba, Dar al-Baroud, Jnan Kaptan, Oued Aherdan y Bni Idder).

 

Otra cosa que no te puedes perder en la medina de Táner es la kasbah pero ésta merece un puto a parte así que te comentamos todo a continuación.

2- La Kasbah de Tánger:

 

La Kasbah representa una de las atracciones más importantes que ver en Tánger. Fue construida en las alturas de la ciudad de Tánger, con murallas que datan del siglo XIII.

Localizada en lo alto de los acantilados de Tánger y mirando al mar, la Kasbah es difícil de perder cuando se baja del ferry de Tarifa. Las pequeñas calles errantes han tenido gente caminando por ellas durante generaciones y sus sitios son muy interesantes. Hay restaurantes que sirven comida tradicional marroquí, tiendas y casas maravillosas.

 

Esto es definitivamente una atracción que uno debería ver si está en Tánger. Las calles y callejones suben y bajan la colina, así que prepárate para una caminata interesante. No olvides tu cámara si visitas la kasbah de Tánger, sus callejones son ideales para tomar fotos y además de una magnífica vista sobre el puerto de Tánger y la ciudad, con buen tiempo se ve España.

 

Dentro de sus puertas hay un gran patio abierto, que te lleva al Dar el Makhzen – el palacio del Sultán del siglo XVII, que ahora sirve como museo. El edificio es impresionante. Dentro verás unos techos de madera bellamente tallados y un patio de mármol. También hay un museo dedicado a las artes y la arqueología marroquíes. Además, el antiguo palacio del sultán merece ser visto no sólo por su colección de artefactos desde los fenicios hasta los tiempos modernos, sino también por el edificio y el jardín.

3- El café Hafa:

Este café es uno de los lugares míticos de la ciudad de Tánger y por lo tanto una atracción en la ciudad que no debes dejar pasar. Construido sobre un acantilado, el café HAFA le ofrece una espléndida vista del océano y de España.

Fue durante mucho tiempo el lugar adorado por pintores, escritores y estrellas de la música. Hoy en día atrae a una juventud popular ávida de sueños y libertad, tomando un té de menta.

 

4- El jardín de Mendoubia

 

El Jardín de Mendoubia es uno de los muchos espacios verdes que tiene la ciudad de Tánger. Árboles centenarios, higueras y palmeras están al lado de los cañones – armas del siglo XVII que ahora sólo son decorativas.

 

El Jardín de Mendoubia es un lugar mágico para hacer un pequeño trote o leer un libro en paz. Uno de los atractivos principales de los jardines Mendoubia es un árbol de banyan que se dice tiene más de ochocientos años, pero que no está sólo porque allí tienes la oportunidad de ver otros árboles, plantas y arbustos que también han estado allí por cientos de años. También hay treinta cañones de bronce que datan del siglo diecisiete y en los que puedes reconocer la clase de navíos que navegaban por las aguas mediterráneas.

 

5- La Plaza de Francia

 

Siempre animada, la Plaza de Francia es un lugar que no hay que perderse en Tánger. Es un enorme jardín con un edificio que puede hacerte olvidar que estás en el centro de la ciudad.

En este lugar se encuentran el consulado francés, bancos, tiendas y cafés famosos como el Grand Café de París, conocido por haber sido frecuentado por artistas de todo el mundo.

 

6- El Corniche

 

Un paisaje de gran belleza entre dos mares y dos continentes, una ciudad antigua y mágica.

La Corniche, se extiende desde la cala Merkala, junto a la vieja montaña, hasta el Cabo Malabata, donde termina la bahía de Tánger, donde comienza el Mar Mediterráneo con su mezcla de bosques, acantilados y playas de arena.
La Corniche es el lugar ideal para saborear la cocina de los numerosos restaurantes a lo largo de más de cinco kilómetros.

tanger corniche

7- La gran mezquita

Hacia el Souk Dakhel, en la Rue de la Marine, la Gran Mezquita forma parte de la tradición arquitectónica de las mezquitas alauitas.

El minarete decorado con loza verde con motivos geométricos completa el conjunto. La monumental puerta está decorada con entrelazados, mosaicos y azulejos, y el patio (Sahn) está bordeado a ambos lados por dos naves.

 

gran mezquita tanger

Se cree que el sitio de la mezquita fue originalmente el sitio de un templo romano dedicado a Hércules y de una iglesia romana del siglo V. Una gran mezquita (mezquita de los viernes) fue establecida en este sitio durante la dinastía Marinid (siglos XIII-XV). 3] Tánger fue asediada frecuentemente por las fuerzas europeas en el siglo XV hasta que finalmente fue conquistada por los portugueses en 1471. 4] Los portugueses convirtieron inmediatamente la mezquita o reconstruyeron el sitio en una catedral.  En 1662 Tánger pasó a los ingleses como parte de la dote de Catalina de Braganza a Carlos II. Tras años bajo la presión de los ataques de los muyahidines musulmanes locales, los ingleses evacuaron Tánger en 1684, volando sus fortificaciones antes de marcharse. El sultán de Marruecos de entonces, Moulay Ismail de la dinastía alauí, reclamó inmediatamente la ciudad y apoyó su reasentamiento musulmán (incluyendo a muchos de los muyahidines que habían luchado contra la presencia europea). Los colonos musulmanes inmediatamente trataron de rezar en la catedral que había sido la gran mezquita. Moulay Ismail ordenó al nuevo gobernador, Ali ibn Abdallah Errifi, que convirtiera el edificio en una mezquita.

 

Sin embargo, se informó que la nueva mezquita era muy tosca, a pesar de ser un importante símbolo del regreso de la ciudad al dominio musulmán. Los viajeros musulmanes comentaron sus pobres comodidades. Se informó que el sultán alauí Moulay Slimane quedó tan sorprendido por su estado al verla en 1815 que ordenó inmediatamente que fuera completamente reconstruida. Se contrataron artesanos de fuera de Tánger para ayudar en la tarea, y la reconstrucción se completó en 1817-18. La forma actual de la mezquita data esencialmente de esta construcción. Los sultanes alauitas posteriores continuaron embelleciendo o restaurando la mezquita, reforzando su papel como símbolo de la importancia del gobierno en la defensa de la ortodoxia religiosa frente a otras formas populares de religión centradas en torno a los morabitos sufíes. Junto con la khutba, el sermón semanal de los viernes, también se hicieron aquí importantes anuncios oficiales.

La mezquita era también un foco de la vida cívica y la infraestructura urbana. Estaba situada cerca del Mercado Interior (antiguo Foro Romano), siguiendo un patrón que se encuentra en otras ciudades marroquíes e islámicas, donde las actividades comerciales más importantes o prestigiosas tenían lugar cerca de la mezquita principal de la ciudad. Al otro lado de la calle, en el lado suroeste de la mezquita, se encontraba la casa del qadi, o juez, donde se escuchaban y resolvían los casos legales. Junto a ella se encontraba la casa del muwaqqit, el cronometrador de la mezquita (responsable de determinar con precisión el tiempo de las oraciones), que estaba conectado a la propia mezquita por un pasaje aéreo entre la casa y el minarete. Más al sur en la misma calle había una cisterna, un maristan u hospital dedicado al cuidado de los enfermos mentales, y una casa para lavar los cuerpos de los muertos (especialmente para los extranjeros que morían lejos de su casa, dado el papel de Tánger como puerto). En el lado noroeste de la mezquita, frente a la entrada principal, había una madrasa (escuela) construida en el siglo XVIII bajo el mandato del sultán Muhammad ibn Abdallah. Adosada directamente a la propia mezquita, detrás de su muro sureste (el muro de la qibla), había una biblioteca y una mezquita funeraria (jama’ al-gna’iz, donde se realizaban ritos funerarios antes del entierro del cuerpo). Algunos de estos servicios eran administrados y financiados por el habous (o waqf) de la mezquita; es decir, un fideicomiso de beneficencia bajo el cual la mezquita obtenía ingresos de diversas fuentes para su mantenimiento y el de sus establecimientos asociados.

En los decenios anteriores al dominio colonial y al establecimiento de un régimen internacional (europeo) que gobernó Tánger (entre 1924 y 1956), la importancia cívica de la mezquita disminuyó y los activos fiscales de su habous fueron cada vez más confiscados o desviados por el gobierno. Bajo el régimen colonial, todos los establecimientos de habous se redujeron aún más y perdieron su función de agentes de desarrollo urbano. Como en muchas otras ciudades norteafricanas, se estableció una Ville Nouvelle (“Ciudad Nueva”) fuera de las antiguas murallas de la ciudad y se superó rápidamente, reduciendo así el estatus de la antigua medina (ciudad amurallada) a un barrio relativamente indeseable y en decadencia, junto con su mezquita principal.

Mohammed V visitó la mezquita el 11 de abril de 1947, y dio un histórico discurso en los jardines de Mendoubia. El Rey Hassan II ordenó una ampliación de la mezquita en 1962, expandiéndola en su lado suroeste. La mezquita fue restaurada de nuevo en 2001 por orden de Mohammed VI.

 

Arquitectura

El portal principal de la mezquita.

La fuente de la calle de finales del siglo XIX, frente a la entrada principal de la mezquita
La mezquita de hoy está situada en la Rue de la Marine, justo debajo del Zoco Chico y por encima de las murallas de la medina. Enfrente de la mezquita hay una escuela primaria, establecida por los nacionalistas durante el protectorado francés. Muchos de los antiguos anexos de la mezquita ya no están o no se encuentran.

 

 

8- Las cuevas de Hércules

Un sitio arqueológico que ver en Tánger son las cuevas de Hércules. Se trata de un lugar lleno de misterio, y sin duda uno de los lugares más bellos y enigmáticos de Marruecos, con mucha historia romanizada allí. Son cuevas naturales de caliza abiertas al mar, en las que el mar entra con la marea alta, se pueden tomar magníficas fotos.

 

Dentro de estas cuevas, un corredor principal conduce a varias habitaciones. Las aberturas de forma característica en las paredes permiten ver el océano.
Las cuevas de Hércules son una meca turística de Marruecos, porque el sitio contiene las huellas de una ocupación prehistórica así como un misterio arqueológico, un lugar que debe ser visto absolutamente si se pasa por Tánger!

 

 

Contacto

Excursiones al desierto Marruecos

 ☏+34 638 903 318

 ✉  info@excursionesdesiertomarrakech.com

Jemaa el-Fna. Rue El Ksour, Marrakech 40000